Ir al contenido principal

DE BOMBAY A LA GUERRA DE LOS NOMBRES


Poco a poco he empezado a recorrer las páginas de un nuevo libro. Y en cuatro líneas me ha evocado a aquella canción de hace años que no paraba de decir que Haway y Bombay eran dos paraísos.
Bombay, tiene que ser exótico por el nombre, que crédula de mí pensaba que estaba inspirado en los orígenes del hindú y que tendría un significado profundo tipo tierra de Dios, brisa alegre o cualquier otro nombre que tratara de transmitir algo de belleza.
Pero La Pasión India, que así se llama mi nuevo libro, a puesto al descubierto que Bombay, no es más que el nombre que le dieron los portugueses en el siglo XVI cuando llegaron a esas tierras y las llamaron Bom bahía, y si hacemos caso a la leyenda, la ciudad se quedaría al final con la palabra Bom, que significa bueno en portugués, más bay, que significa bahía en inglés, bajo la dominación del cual estuvo mucho tiempo el país, tras la decisión de los portugueses de entregar esas tierras como regalo de bodas a Catarina de Braganza cuando se caso con Carlos II de Inglaterra, aunque hay que decir que previamente los británicos ya habían hecho sus pinitos para quedarse con el control del territorio.
En realidad Bombay, se llama Mumbai, inspirado en el nombre de la diosa Mumbadevi más la palabra Aai (madre). Pero tan acostumbrados a oír ese nombre que suena a bombardeo, y con el apoyo de la Real Academia de la Lengua, Bombay para nosotros en Bombay y para los suyos Mumbai.
Lo mismo pasa con otros países, como por ejemplo Alemania, que se llama Deutschland. Lo que no entiendo es ese afán nuestro de traducir todos los nombres, porqué cada tierra debería ser llamada por el topónimo que sus habitantes lo pusieron ¿o es que suena igual España que Spain o Hispania? ¿o que hay de Catalonia, Catalunya y Cataluña?
Protesto, si hay algo que no me gusta, es que la gente acabe cambiándote el nombre, porqué yo me llamó Rebeca, con una sola c ¡a secas y exclusiva! Y odio a los maniáticos que siempre quieren escribir mi nombre alargándolo con una letra, porqué Rebeca no es lo mismo que Rebecca, otra cosa son los pseudónimos dichos con cariño, contra eso no tengo nada en contra.

Comentarios

Senofrari ha dicho que…
Bueno, si te sirve de consuelo a los Xavier nos pasa algo parecido.
Ni Xavi, ni Javier, ni Javi.
Un saludo
Rebeca ha dicho que…
Bueno, la verdad es que mi nombre tiene poco juego a parte de esa "c" dichosa.

Y evidentemente cuando en casa me llaman Keka, no me importa para nada.

Pero cada uno tiene sus preferencias y a mí personalmente me gusta más Rebeca.

Un saludo Xavi, Javier, Javi!!!

Entradas populares de este blog

LA NOVELA CON MÁS AUDIENCIA DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

Visto el panorama político sólo me queda el humor (el humor del Jueves para ser más concreta), esto promete, promete y mucho.




En efecto, la marmota Phil, augura 6 semanas más de desgobierno en España.


El Jueves lo tiene claro, estos son los que van a gobernar España.




ROMEO Y SU PROPUESTA INDECENTE

Escuchen la melodía de esta canción.



Ahora vuelvan a escuchar pero presten atención a la letra.
“Si te falto al respeto y luego culpo al alcohol,
Si levanto tu falda, me darías el derecho.
A medir tu sensatez, poner en juego tu cuerpo, Si te parece prudente, esta propuesta indecente.”
Mujer del  S.XXI se niega a esta falta de respeto. Bajo las notas de bachata puede parecer apetecible, pero Romeo Santos debería saber que el alcohol no es un excusa y que mucho menos para poner en juego el cuerpo de nadie, una mujer puede tener todo el derecho a decir que “No” en cualquier momento y por supuesto, un hombre también.
No Romeo, la respuesta es que tu propuesta indecente me ha puesto los pelos de punta, que me encantaría bailar bachata, pero que me niego a que me robes los besos que no te quiero dar, y que me lleves a un polígono a empañar los vidrios ¡se pueden ser más cutre! Y te anunció que si vengo acompañada es porque estoy con quien quiero estar, con el que me respeta y le acepto las propu…

PASAR AGOSTO

Cual ancianita chilena estamos intentando pasar Agosto, para los que desconozcan el dicho, se trata de sobrevivir un año más al invierno sumando otro año de vida, un gran mérito cuando tienes 90 años y te enfrentas a las pneumonías en climas fríos. En el caso del hemisferio Norte, sobrevivir a esta maldita ola de calor que no acaba y cumplir un año más como manda la tradición augusta.
Ahora recuerdo porque prefería estar viajando en lugar de estar trabajando en los meses más cálidos, la gente se vuelve un poco loca con las temperaturas.
Y mientras, persiste el ajetreo político que parece que tampoco se ha ido de vacaciones: se convocan elecciones, según algunos con un significado que no es el que siempre ha tenido; en Grecia las bolsas se agitan después de hacer un referéndum, que no tiene ningún sentido, porque se acaba sucumbiendo a la Troika; Twiter y otras redes sociales se convierten en el baúl de donde sacar los pecados pasados; políticos que mienten impasiblemente negando haber …