Ir al contenido principal

EN BUSCA DE LA FILOSOFÍA PERDIDA


En algunos momentos siempre tiro de algún libro de autoayuda que le ayude (valga la redundancia) a mi razón a plantarse y a decidirse por la dirección que quiere tomar en los próximos meses. Esta vez me ha dado por el autor de Más Platón y Menos Prozac, Lou Marinoff, que desde sus páginas se ha puesto a chillarme que hay que diferenciar bien entre lo que es una enfermedad y lo que es un malestar y la cura que debemos aplicar en cada caso.
Una enfermedad tiene una causa orgánica, involuntaria, casual...pero el malestar nos lo generamos nosotros mismos, lo cual nos sitúa en la posición adecuada si queremos deshacernos de él.
El otro día iba montada en mi coche con una de mis primas (tengo 22) y me decía que se sentía insatisfecha con todo, que no encontraba su lugar. Mientras trataba de esquivar al camión que acababa de invadir mi carril, me di cuenta que por primera vez me sentía más identificada con ella que nunca.
Entonces me dirigí a mi consejera número uno en temas de la vida y le expuse la situación: “ No sé que me pasa, aparentemente lo tengo todo, una vida fácil, sencilla sin muchas complicaciones y sin embargo tengo un horroroso peso todos los días que me hace incapaz de disfrutar y de estar a gusto, necesito algo más”. Ella me miró con condescendencia: “El bienestar también genera mal estar, es algo normal, porqué la vida es eso: dormir, levantarse, trabajar...y nada más, y cuando parece que has alcanzado tu objetivo, permanece un pequeño vacío ahí que te genera ese desasosiego, pero a ti no te pasa absolutamente nada”.
¡Así que no me pasa absolutamente nada! Entonces volví a las páginas de Lou y el escritor volvió a chillar: “¡el malestar lo generamos nosotros, nosotros, nosotros...!”, avance unas cuantas páginas y me dio la clave dos para encontrar la solución: “tienes que encontrar una filosofía de vida”. ¡Exacto! Una filosofía de vida totalmente nueva a la que conocía porqué esta claro que la anterior ya no me sirve, una creencia que me haga olvidar ese malestar y que me haga cambiar el dibujo del caleidoscopio que ahora mismo estoy mirando.
Como todavía no he acabado de leer el libro, ahora mismo ando entre varias aguas: existencialistas, estoicos, racionalistas, budistas, cristianos...pero con un nuevo objetivo en el horizonte: Encontrar MI filosofía de vida, una que sea suficiente para aceptar lo que tengo y para dirigir mi comportamiento, y para plantear nuevos objetivos que sirvan para movilizarme.
Me pongo el sombrero, los pantalones caquis, las botas de montaña y el látigo en la cintura y a lanzarse a la aventura en busca de la filosofía perdida que como dicen: “si la montaña no va a Mahoma, Mahoma irá a la montaña”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA NOVELA CON MÁS AUDIENCIA DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

Visto el panorama político sólo me queda el humor (el humor del Jueves para ser más concreta), esto promete, promete y mucho.




En efecto, la marmota Phil, augura 6 semanas más de desgobierno en España.


El Jueves lo tiene claro, estos son los que van a gobernar España.




ROMEO Y SU PROPUESTA INDECENTE

Escuchen la melodía de esta canción.



Ahora vuelvan a escuchar pero presten atención a la letra.
“Si te falto al respeto y luego culpo al alcohol,
Si levanto tu falda, me darías el derecho.
A medir tu sensatez, poner en juego tu cuerpo, Si te parece prudente, esta propuesta indecente.”
Mujer del  S.XXI se niega a esta falta de respeto. Bajo las notas de bachata puede parecer apetecible, pero Romeo Santos debería saber que el alcohol no es un excusa y que mucho menos para poner en juego el cuerpo de nadie, una mujer puede tener todo el derecho a decir que “No” en cualquier momento y por supuesto, un hombre también.
No Romeo, la respuesta es que tu propuesta indecente me ha puesto los pelos de punta, que me encantaría bailar bachata, pero que me niego a que me robes los besos que no te quiero dar, y que me lleves a un polígono a empañar los vidrios ¡se pueden ser más cutre! Y te anunció que si vengo acompañada es porque estoy con quien quiero estar, con el que me respeta y le acepto las propu…

PASAR AGOSTO

Cual ancianita chilena estamos intentando pasar Agosto, para los que desconozcan el dicho, se trata de sobrevivir un año más al invierno sumando otro año de vida, un gran mérito cuando tienes 90 años y te enfrentas a las pneumonías en climas fríos. En el caso del hemisferio Norte, sobrevivir a esta maldita ola de calor que no acaba y cumplir un año más como manda la tradición augusta.
Ahora recuerdo porque prefería estar viajando en lugar de estar trabajando en los meses más cálidos, la gente se vuelve un poco loca con las temperaturas.
Y mientras, persiste el ajetreo político que parece que tampoco se ha ido de vacaciones: se convocan elecciones, según algunos con un significado que no es el que siempre ha tenido; en Grecia las bolsas se agitan después de hacer un referéndum, que no tiene ningún sentido, porque se acaba sucumbiendo a la Troika; Twiter y otras redes sociales se convierten en el baúl de donde sacar los pecados pasados; políticos que mienten impasiblemente negando haber …