Ir al contenido principal

EL EGO FEMENINO


A las mujeres nos encanta sentirnos queridas. Nos encanta que nos hagan sentir especiales. Pero como no somos las únicas del planeta, y hay veinte mil o más fantásticas mujeres mucho mejores que nosotras, nos pasamos la vida compitiendo y queriendo ser las ganadoras absolutas en el reino de las féminas.
Lo cierto es que somos medio idiotas, en lugar de aceptar que puede que haya chicas más guapas, más simpáticas, más inteligentes o más ricas que nosotras, lo que es indiscutible es que nosotras también somos fantásticas simplemente por lo que somos y no tenemos que enzarzarnos en una lucha absurda en la que normalmente ponemos a nuestro hombre en el compromiso de decidir si considera que nuestra amiga es más guapa que nosotras o no.
El ego femenino es frágil, basta con que alguien diga que nos hemos engordado un poquito, para pasarnos el resto del día amargadas y llorando por los rincones, buscando consuelo en una segunda opinión.
A veces esperamos que nos mientan, pero que el que nos miente se crea la mentira lo cual es bastante complicado: “¿crees que estoy gorda, cariño?””no, si estas fantástica” “ no lo dices de verdad” “ bueno te has engordado un poquito” “así que crees que estoy gorda y asquerosa“¡pero si yo no he dicho eso..” “claro, no querías decir que estaba gorda y me has dicho que me he engordado, pero lo cierto es que no te gusto””noooo...” pero a esas alturas nosotras ya estamos enfadadísimas, acabamos de dar un portazo y pensamos que él es un verdadero idiota porqué lo que queríamos escuchar era: “¡pero que dices, eres la más guapa y fantástica del universo, me tienes loco, no hay nadie igual que tú”
La cruda realidad es otra, pero no pasa absolutamente nada si no fuera por ese ¡maldito ego femenino!, todo el día comparándonos, todo el día sintiéndonos inseguras, todo el día poniendo a prueba nuestra autoestima...
Hay que aprender a quererse, como ellos que no sienten la más mínima envidia porqué su amigo sea mucho mejor deportista o mucho más guapo, ellos están contentos por lo que son y encuentran ridículo ese comportamiento nuestro de estar celosa de tantas otras.
Más vale dejar a un lado el ego femenino y subirse la autoestima, que todas somos fantásticas digan lo que digan.

Comentarios

Fran ha dicho que…
A ver, eso no es verdad, los hombre también nos comparamos y nos preocupamos. Lo único es que las mujeres lo proyectais como torpedos nucleares amenazando las islas del caribe.
Gracias por reconocerlo igualmente, asi cada vez que me digas lo de las cremas de la cara pues pensaré que en realidad lo que pasa es que quieres que te diga es que sin las cremas estarias mucho mejor y que las cremas son solo un signo de compasion hacia las otras mujeres para no humillarlas con tu enorme belleza.

XD
Rebeca ha dicho que…
Gracias Fran, eres un SOL!!! Al final tanto darte la lata has entendido a la perfección mi ego femenino, je, je!!!
Marina ha dicho que…
Totalmente de acuerdo con lo de tu belleza Rebeca, pero sobretodo la de dentro de tu corazón. Y eso que esos ojazos que tienes...

Besos guapísima!
Rebeca ha dicho que…
¡Qué bonito!¡m'estic emocionant! Vale ya, que no quiero que me de una sobresodis de ego femenino, suficiente me peleo con él cada día.
Ahora sin mentiras, vosostros sí que soy bellezones, como dice la Marina: por dentro y por guera ¡qué eso es lo mejor de todo!

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …