Ir al contenido principal

INVITADOS


El sábado tuve invitados en casa. Es la primera vez que soy anfitriona y he descubierto que es agotador y que implica un montón de preocupaciones con las que no contabas, des de poner a prueba tus dotes culinarias (que son más bien pocas) a elegir las servilletas más adecuadas, el vino, tener en cuenta si a alguien no le apetece cordero y le puedes ofrecer una segunda opción, contar con: copas para el vino, tazas de café, vasos normales, vasos de chupito, vasos de cubata, vasos de champagne, etc, etc. Preocuparte continuamente porqué nadie se quede con hambre y levantarte veinte veces a llenar los platos, a ofrecer una nueva bebida, a tender el salero, a preparar el postre ¡uff! ¡uff!
El caso es que desde las cuatro de la tarde estuve preparando esta cena: comprando, limpiando, cocinando, decorando… y cuando llegaron mis invitados estaba tan cansada que casi ya no podía ni seguir la conversación. Pero mi única preocupación es que estuvieran a gusto, que se lo pasaran bien, que les gustara mi cocina, y estoy contenta porqué parece que lo conseguí, aunque luego me quedaran: 8 copas, 8 vasos, 8 tazas, 8 juegos de cubiertos, 24 platos para fregar, 3 recipientes de helado, 4 ensaladeras, 3 vasos de licor, 8 de chupito, 1 sartén, 12 bols de aperitivos, 12 platos de plástico y 1 cafetera, y la triste escena de mi comedor vacío, las velas apagadas y las flores medio marchitas.
Parece mentira que a penas 24 horas antes mi casa hubiera estado tan llena de ruido y de compañía, agradezco un montón a mi familia que hayan querido compartir conmigo este día, el día I, el día de la inauguración de mi piso, que aunque ya han pasado dos meses desde que me fui a vivir yo solita, ya se sabe que igual que pasa con los barcos, hasta que no se rompe contra el casco la botella no se puede considerar realmente inaugurado y preparado para salir a flote.

Comentarios

Marina ha dicho que…
Bien... ahora que ya está totalmente inaugurado... ¿dónde se coge número para venir a cenar al pisito?
Rebeca ha dicho que…
cuando quieras! ¡ya sabes que yo contaba con vosotros el viernes! ¡sniff! ¡sniff!
Te paso por mail propuesta de cena mensual!!!
Fran ha dicho que…
Vaya tela, el piso ya está inaugurado y yo no he estado presente. Igualmente no creo que sea para tanto esto de ser anfitrión de una cena ¬¬.
Rebeca ha dicho que…
bueno pues si no es para tanto deberías hacer tú de anfitrión (sin ayuda externa), creéme que yo acabe estresada: comprar, preparar, cocinar, limpiar... lo cual no quiere decir que me haya encantado la experiéncia.
Lo dicho, la próxima vez, espero que estéis vosotros también presentes y esta vez no valen excusas!!!

Entradas populares de este blog

LA NOVELA CON MÁS AUDIENCIA DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

Visto el panorama político sólo me queda el humor (el humor del Jueves para ser más concreta), esto promete, promete y mucho.




En efecto, la marmota Phil, augura 6 semanas más de desgobierno en España.


El Jueves lo tiene claro, estos son los que van a gobernar España.




ROMEO Y SU PROPUESTA INDECENTE

Escuchen la melodía de esta canción.



Ahora vuelvan a escuchar pero presten atención a la letra.
“Si te falto al respeto y luego culpo al alcohol,
Si levanto tu falda, me darías el derecho.
A medir tu sensatez, poner en juego tu cuerpo, Si te parece prudente, esta propuesta indecente.”
Mujer del  S.XXI se niega a esta falta de respeto. Bajo las notas de bachata puede parecer apetecible, pero Romeo Santos debería saber que el alcohol no es un excusa y que mucho menos para poner en juego el cuerpo de nadie, una mujer puede tener todo el derecho a decir que “No” en cualquier momento y por supuesto, un hombre también.
No Romeo, la respuesta es que tu propuesta indecente me ha puesto los pelos de punta, que me encantaría bailar bachata, pero que me niego a que me robes los besos que no te quiero dar, y que me lleves a un polígono a empañar los vidrios ¡se pueden ser más cutre! Y te anunció que si vengo acompañada es porque estoy con quien quiero estar, con el que me respeta y le acepto las propu…

PASAR AGOSTO

Cual ancianita chilena estamos intentando pasar Agosto, para los que desconozcan el dicho, se trata de sobrevivir un año más al invierno sumando otro año de vida, un gran mérito cuando tienes 90 años y te enfrentas a las pneumonías en climas fríos. En el caso del hemisferio Norte, sobrevivir a esta maldita ola de calor que no acaba y cumplir un año más como manda la tradición augusta.
Ahora recuerdo porque prefería estar viajando en lugar de estar trabajando en los meses más cálidos, la gente se vuelve un poco loca con las temperaturas.
Y mientras, persiste el ajetreo político que parece que tampoco se ha ido de vacaciones: se convocan elecciones, según algunos con un significado que no es el que siempre ha tenido; en Grecia las bolsas se agitan después de hacer un referéndum, que no tiene ningún sentido, porque se acaba sucumbiendo a la Troika; Twiter y otras redes sociales se convierten en el baúl de donde sacar los pecados pasados; políticos que mienten impasiblemente negando haber …