Ir al contenido principal

PSICOTÉCNICO


Hoy me he ido a renovar el carne de conducir ¡pues sí ya han pasado diez años desde que me lo saque! pero lo peor no es eso, lo peor es que me he dado cuenta que en ese pequeño espacio de tiempo he perdido capacidad de reflejos.
Primero estaba sentada mirando el cartel de símbolos que te pone el oftalmólogo, con la mano tapandome el ojo derecho y pensando hacía donde se abría la letra U que me señalaba teniendo en cuenta la mano con la que escribo, y cuando le ha tocado trabajar a mi ojo izquierdo no veía absolutamente nada, me he quedado perpleja mirando los dibujitos y preocupadísima porqué sólo alcanzaba a distinguir una mancha negra borrosa, chiquitita y traidora, pero el examinador ya no me prestaba atención, estaba demasiado ocupado dispensando firmas y sellos intentando aligerar la cola de espera que había, así que ha garabateado la palabra APTA en mi cartón y me ha enviado directa a hacer el psicotécnico.
¿Cómo pueden saber lo bien que conduces a través de un programa de ordenador donde aparecen bolitas que se meten en cajas? El otro examinador que también tenía bastante prisa, me ha sentado en una silla y me ha dado cuatro indicaciones sobre apretar un botón rojo mientras miraba un punto que iba avanzando por una carretera virtual hasta llegar a un cuadrado donde desaparecía y yo debía pulsar justo en el momento que pensaba que la bola saldría por el otro lado ¡Menuda paranoia! parecía que estuviera jugando a la Nintendo, y que al final fuera aparecer escrito con versales GAME OVER y INSERT MORE COINS. El caso es que la pantallita no me ha dicho GAME OVER, pero sí que tengo reacciones retardadas ¡pero bueno! ¡qué se habrá creído esa máquina estúpida! ¡hago más de 400 kilómetros a la semana y hasta hora no he tenido ni una sola reacción retardada! ¡es más creo que mi reacción es demasiado anticipada! Freno mucho en las curvas y siempre me fijo en el freno de diez coches que van por delante.
El examinador ha cogido su boli y ha dibujado RR y lo ha envuelto todo un circulo, aunque al final ese pequeño detalle no ha servido para nada porqué me renuevan el carne igual tenga o no tenga una capacidad de reacción retardada.
Al final, como todo, se trata solamente de un negocio: 52 euros por hacerte una revisión y 18 por renovar los papeles.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

EL CANTO DE LAS SALAMANDRAS

He descubierto que las salamandras cantan,  en realidad lanzan besos, emiten un sonido gutural que te estremece al pensar que algo tan anfibio pueda emitir un sonido tan humano, pero es así, las llaman salamandras besuconas.
Fue hace unas semanas, cuando intentando dormir bajo una mosquitera el calor se hacía más insoportable,  cada beso ronco me sobresaltaba y Mito no podía entender mi temor,  yo me acurrucaba en una esquina, intentando alejarme del techo y él me daba la espalda intentando conciliar el sueño. Entonces me sentía sola y tenía ganas de gritar, de decirle que necesitaba que me diera un abrazo y me dijera que todo estaba bien, que mi miedo era irracional, que él siempre me protegería. 
Me pasé la noche con la luz encendida como si ese pequeño animalito hubiera podido lastimarme, con el oído atento y la vista resiguiendo cada una de las vigas.

Creo que fue entonces cuando empecé a asustarme por todo, se crearon miedos infundados que hacen que últimamente no vea blancos, poco…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…