Ir al contenido principal

LA VENTANA INDISCRETA


Cuando nacemos ya estamos programados para ser curiosos, para explorar el mundo que hay a nuestro alrededor con toda la dedicación. Un sello irrefrenable de nuestra necesidad de supervivencia. Necesitamos tocar, palpar, saborear, olisquear y visualizar todas las cosas que desfilan por nuestra vida.
Y cuando crecemos nuestra curiosidad se mantiene, curiosidad por los sabores nuevos por las nuevas experiencias y también curiosidad por las vidas ajenas, pero en este caso lo llamamos ser chafardero.
Vivimos observando y escudriñando lo que hacen los demás, viendo si son felices si disfrutan como nosotros o si sufren igual, si parecen mejores o peores y nos comparamos una y otra vez con esas vidas ajenas.
Pero hay que tener mucho cuidado con esa curiosidad porqué adentrarse demasiado en una vida que no es la nuestra puede tener consecuencias. El observador sólo interpreta y es fácil equivocarse si sabemos que lo que mostramos al mundo es sólo una pequeña parte.
Des de mi ventana indiscreta sólo puedo hacer suposiciones pensar: el lechero engaña a su mujer con la panadera, pero es que a lo mejor su mujer le ha dicho que ya no le quiere pero que jamás se divorciará de él por muchas veces que él se lo pida, pensar que la señorita corazón solitario se pasa las noches al borde del abismo y esta pensando en el suicidio, cuando en realidad ha descubierto un nuevo amor en el trabajo; creer que Martín es un escritor sin inspiración tal y como se comporta ante el ordenador pero que lo cierto es que ha ganado el primer premio en el último concurso literario en el que se presentó y las ventas prometen...Yo puedo pensar e inventarme historias pero siendo chafardera no se descubre de verdad una vida, y luego siempre corres el peligro de que descubras que tu vecino es un asesino, como le pasó a James Stewart y estés a punto de perder tu propia vida.
En definitiva más vale conformarse con la vida de uno mismo, tratarla con cariño y dejar libremente esas vidas ajenas que corren a nuestro alrededor no vaya ser que como al gato la curiosidad nos acabe matando.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

LA NOVELA CON MÁS AUDIENCIA DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

Visto el panorama político sólo me queda el humor (el humor del Jueves para ser más concreta), esto promete, promete y mucho.




En efecto, la marmota Phil, augura 6 semanas más de desgobierno en España.


El Jueves lo tiene claro, estos son los que van a gobernar España.




ROMEO Y SU PROPUESTA INDECENTE

Escuchen la melodía de esta canción.



Ahora vuelvan a escuchar pero presten atención a la letra.
“Si te falto al respeto y luego culpo al alcohol,
Si levanto tu falda, me darías el derecho.
A medir tu sensatez, poner en juego tu cuerpo, Si te parece prudente, esta propuesta indecente.”
Mujer del  S.XXI se niega a esta falta de respeto. Bajo las notas de bachata puede parecer apetecible, pero Romeo Santos debería saber que el alcohol no es un excusa y que mucho menos para poner en juego el cuerpo de nadie, una mujer puede tener todo el derecho a decir que “No” en cualquier momento y por supuesto, un hombre también.
No Romeo, la respuesta es que tu propuesta indecente me ha puesto los pelos de punta, que me encantaría bailar bachata, pero que me niego a que me robes los besos que no te quiero dar, y que me lleves a un polígono a empañar los vidrios ¡se pueden ser más cutre! Y te anunció que si vengo acompañada es porque estoy con quien quiero estar, con el que me respeta y le acepto las propu…