Ir al contenido principal

LA MEMORIA DE LOS PECES


Después de ver la película Goldfish la frase que más me impresionó es la que aparece al principio, esa que dice que los peces de colores a penas tienen una memoria de 3 segundos, de manera que la segunda vez que dan la vuelta a su pecera ya no recuerdan haber pasado por ahí. Con los seres humanos, continúa el relato, sucede algo parecido, cada vez que nos enamoramos es como si hubiéramos olvidado todo lo que sucedió en nuestra antigua relación, tanto lo bueno como lo malo, ya no pensamos que aquello fue perfecto o el infierno más horrible, nuestro corazón se vuelve abrir con toda la esperanza y toda la fe de que aquello que iniciamos saldrá bien.
Una amiga me dijo una vez, que la suerte que tenemos, es que nuestro corazón no se limita a un solo amor, sino que tiene la capacidad de enamorarse no una vez sino cientas y vibrar con cada persona nueva que intenta descubrir algo de nosotros y por la que sentimos un poco de curiosidad.
Enamorarse es muy bonito, porqué aunque sea algo no correspondido, durante ese tiempo de deseo hay algo en tu interior que te hace feliz. El corazón se acelera y sonríes, y te sientes guapo/a y esperas cualquier pequeño detalle que demuestre un mínimo interés de esa persona por ti.
Sin embargo, yo sigo estanca en mis 3 segundos, todavía no he dado una vuelta completa a mi pecera, de manera que no he tenido tiempo de disolver los recuerdos, de cerrar los ojos y darme cuenta que ya no sé donde estoy. Hay gente que llega a tu vida y te impacta, y no puedes hacer nada por remediar esa sensación de que no hay nada mejor, aunque sea una mentira, una mentira enorme.
Como buen pez de color, a pesar de todo, sé que en algún momento la pecera se volverá nueva para mí, y mientras agito mis aletas disfrutaré mirando esa pequeña estela que queda tras mi cola, y sonreiré por todo eso nuevo que estoy descubriendo, aunque no sepa que ya lo conocía.
Por cierto, al igual que se plantean en la película, yo también me pregunto ¿cómo demonios se mide la memoria de un pez de color?

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

LA NOVELA CON MÁS AUDIENCIA DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

Visto el panorama político sólo me queda el humor (el humor del Jueves para ser más concreta), esto promete, promete y mucho.




En efecto, la marmota Phil, augura 6 semanas más de desgobierno en España.


El Jueves lo tiene claro, estos son los que van a gobernar España.




ROMEO Y SU PROPUESTA INDECENTE

Escuchen la melodía de esta canción.



Ahora vuelvan a escuchar pero presten atención a la letra.
“Si te falto al respeto y luego culpo al alcohol,
Si levanto tu falda, me darías el derecho.
A medir tu sensatez, poner en juego tu cuerpo, Si te parece prudente, esta propuesta indecente.”
Mujer del  S.XXI se niega a esta falta de respeto. Bajo las notas de bachata puede parecer apetecible, pero Romeo Santos debería saber que el alcohol no es un excusa y que mucho menos para poner en juego el cuerpo de nadie, una mujer puede tener todo el derecho a decir que “No” en cualquier momento y por supuesto, un hombre también.
No Romeo, la respuesta es que tu propuesta indecente me ha puesto los pelos de punta, que me encantaría bailar bachata, pero que me niego a que me robes los besos que no te quiero dar, y que me lleves a un polígono a empañar los vidrios ¡se pueden ser más cutre! Y te anunció que si vengo acompañada es porque estoy con quien quiero estar, con el que me respeta y le acepto las propu…