Ir al contenido principal

EL TÚNEL DEL TIEMPO


Ayer salí a bailar con una amiga, hace tanto tiempo que no salía que casi había olvidado lo que es eso de arreglarse a conciencia y bailar durante horas y horas como una posesa.
Sin embargo, la cosa no fue exactamente como yo pensaba y es que cuando nos decidimos a entrar en una de las discotecas de la zona de fiesta de Barcelona, resulta que en lugar de pagar por un poco de música y algo que beber, habíamos pagado por retroceder diez años de nuestra vida.
De repente atravesamos un túnel oscuro y la música de Alaska y los Pegamoides empezó a rebotar en nuestros oídos. La gente volvió a llevar hombreras y agitaban abanicos, incluso tenían el pelo largo e impregnado de gomina. A alguien se le había ocurrido la brillante idea de celebrar una fiesta de los años 80 en un honor al hombre del tiempo (nunca mejor dicho) de la cadena de televisión catalana.
En el centro de la sala, un hombre con un traje de rayas de cebra se agitaba sin parar, vibrando con cada nueva canción que devolvía el brillo a la época de oro del pop español. Todos se besaban y se abrazaban y tenían ese espíritu de juventud y de nostalgia por los tiempos pasados.
Y yo que hasta hora había pensado que también era de la generación Coca Cola, me di cuenta que para mi suerte o mi desgracia llegue unos años después, justo cuando Alaska ya no quería saber nada de los Pegamoides, y los que habían luchado incansablemente por la Constitución y todas esas cosas que tiene la democracia ya habían allanado tanto el camino que ya no hacía falta mover ni un solo dedo.
Así que me perdí: las crestas, las cazadoras de cuero, los imperdibles, las chapas, las sombras negras y los coloretes kilométricos en la cara, la lucha contra el sistema, el asesinato de John Lenon, la transición, la entrada en la OTAN, la perestroika, la boda de Diana de Gales, el nombramiento de Juan Pablo II, la caida del muro de Berlín... Y no porqué no estuviera allí sino porqué todavía no estaba preparada para entender todo lo que significaban esas cosas. Ahora que lo sé, siento un poquito de nostalgia por no haber vivido con más intensidad esos acontecimientos que se lo merecían.
Suerte que como la música perdura, pase el tiempo que pase, siempre es posible volver, como a mí me paso ayer en ese túnel del tiempo, aunque sólo sea por unos breves instantes a recordar y a trasladarse 10, 20 o 30 años atrás.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA NOVELA CON MÁS AUDIENCIA DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

Visto el panorama político sólo me queda el humor (el humor del Jueves para ser más concreta), esto promete, promete y mucho.




En efecto, la marmota Phil, augura 6 semanas más de desgobierno en España.


El Jueves lo tiene claro, estos son los que van a gobernar España.




ROMEO Y SU PROPUESTA INDECENTE

Escuchen la melodía de esta canción.



Ahora vuelvan a escuchar pero presten atención a la letra.
“Si te falto al respeto y luego culpo al alcohol,
Si levanto tu falda, me darías el derecho.
A medir tu sensatez, poner en juego tu cuerpo, Si te parece prudente, esta propuesta indecente.”
Mujer del  S.XXI se niega a esta falta de respeto. Bajo las notas de bachata puede parecer apetecible, pero Romeo Santos debería saber que el alcohol no es un excusa y que mucho menos para poner en juego el cuerpo de nadie, una mujer puede tener todo el derecho a decir que “No” en cualquier momento y por supuesto, un hombre también.
No Romeo, la respuesta es que tu propuesta indecente me ha puesto los pelos de punta, que me encantaría bailar bachata, pero que me niego a que me robes los besos que no te quiero dar, y que me lleves a un polígono a empañar los vidrios ¡se pueden ser más cutre! Y te anunció que si vengo acompañada es porque estoy con quien quiero estar, con el que me respeta y le acepto las propu…

PASAR AGOSTO

Cual ancianita chilena estamos intentando pasar Agosto, para los que desconozcan el dicho, se trata de sobrevivir un año más al invierno sumando otro año de vida, un gran mérito cuando tienes 90 años y te enfrentas a las pneumonías en climas fríos. En el caso del hemisferio Norte, sobrevivir a esta maldita ola de calor que no acaba y cumplir un año más como manda la tradición augusta.
Ahora recuerdo porque prefería estar viajando en lugar de estar trabajando en los meses más cálidos, la gente se vuelve un poco loca con las temperaturas.
Y mientras, persiste el ajetreo político que parece que tampoco se ha ido de vacaciones: se convocan elecciones, según algunos con un significado que no es el que siempre ha tenido; en Grecia las bolsas se agitan después de hacer un referéndum, que no tiene ningún sentido, porque se acaba sucumbiendo a la Troika; Twiter y otras redes sociales se convierten en el baúl de donde sacar los pecados pasados; políticos que mienten impasiblemente negando haber …