Ir al contenido principal

SITUACIONES INCÓMODAS


Trabajar con personas es muy duro, y cuando encima han perdido algo tan importante como la salud la cosa se complica mucho más. Tienes que poner en juego el respeto a los valores y dejar a un lado los prejuicios. Pero como también somos personas en la práctica es difícil no dejarse llevar por algún que otro ataque de ira y desear no tener que hacer de azafata sonriente con según que personas.
Al margen de todo eso, hay momentos en que se pone en evidencia la limitación de tus recursos y ante preguntas duras te quedas sin respuesta, pasmada como si aquello que solicitan no fuera contigo.
Hace un tiempo conocí a alguien cuya salud iba deteriorándose día tras día, se mantenía a penas por un fino hilo que parecía irse deshilachando lentamente, y cada vez que una de las hebra se desprendía ella desfallecía y chillaba que ya no podía más, que la vida se le escurría entre las manos y nosotros impotentes luchábamos contra el destino sin ningún resultado.
Un día a los pies de la cama, la mirábamos demacrada con las manos y los pies azules, con los ojos hundidos, con la piel hecha trizas, sonriendo como si no pasara nada.
Entonces ella dijo algo que nos rondaba a todos por la cabeza: "Me voy a morir doctora, hoy me muero", y si hay algo que he aprendido durante los años que llevo trabajando es que aquel que anuncia que va a morir se muere, porqué significa que ha tirado la toalla y se rinde a la evidencia. Pero ella no quería morir, se puso a gimotear mientras nosotras seguíamos observándola sin decir nada, buscando en nuestro interior algo adecuado, algo suficiente, algo que pudiera consolar, pero no había ninguna respuesta y el silencio fue la peor contestación.
La doctora se rió, no de alegría, sino una risa nerviosa, incómoda y patética que nos puso a todos un nudo en la garganta, que asentó el silencio.
La paciente continuó: "me tengo que morir hoy porqué si me muero el 28 de diciembre nadie se lo creerá" y acto seguido sonrió por su chiste. "No digas eso..." Y yo pensaba realmente que se debía callar, que eran palabras retorcidas, punzantes, aunque sabía que necesarias, que pedían un poco de cariño, de apoyo y de compasión.
Alguien se puso a cantar y entonces se borró todo, es como si de repente nadie hubiera dicho nada, como si esa escena sólo hubiera sido una pequeña pesadilla, para ponernos a prueba.
Definitivamente dentro de todo lo que se nos enseña, la asignatura más complicada es la humanidad.

Comentarios

Mr. Anónimo ha dicho que…
Si pues, la experiencia no se puede enseñar, debe aprenderse en carne propia.
Rebeca ha dicho que…
como todas las cosas importantes de la vida!
Anónimo ha dicho que…
leggere l'intero blog, pretty good

Entradas populares de este blog

LA NOVELA CON MÁS AUDIENCIA DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

Visto el panorama político sólo me queda el humor (el humor del Jueves para ser más concreta), esto promete, promete y mucho.




En efecto, la marmota Phil, augura 6 semanas más de desgobierno en España.


El Jueves lo tiene claro, estos son los que van a gobernar España.




ROMEO Y SU PROPUESTA INDECENTE

Escuchen la melodía de esta canción.



Ahora vuelvan a escuchar pero presten atención a la letra.
“Si te falto al respeto y luego culpo al alcohol,
Si levanto tu falda, me darías el derecho.
A medir tu sensatez, poner en juego tu cuerpo, Si te parece prudente, esta propuesta indecente.”
Mujer del  S.XXI se niega a esta falta de respeto. Bajo las notas de bachata puede parecer apetecible, pero Romeo Santos debería saber que el alcohol no es un excusa y que mucho menos para poner en juego el cuerpo de nadie, una mujer puede tener todo el derecho a decir que “No” en cualquier momento y por supuesto, un hombre también.
No Romeo, la respuesta es que tu propuesta indecente me ha puesto los pelos de punta, que me encantaría bailar bachata, pero que me niego a que me robes los besos que no te quiero dar, y que me lleves a un polígono a empañar los vidrios ¡se pueden ser más cutre! Y te anunció que si vengo acompañada es porque estoy con quien quiero estar, con el que me respeta y le acepto las propu…

PASAR AGOSTO

Cual ancianita chilena estamos intentando pasar Agosto, para los que desconozcan el dicho, se trata de sobrevivir un año más al invierno sumando otro año de vida, un gran mérito cuando tienes 90 años y te enfrentas a las pneumonías en climas fríos. En el caso del hemisferio Norte, sobrevivir a esta maldita ola de calor que no acaba y cumplir un año más como manda la tradición augusta.
Ahora recuerdo porque prefería estar viajando en lugar de estar trabajando en los meses más cálidos, la gente se vuelve un poco loca con las temperaturas.
Y mientras, persiste el ajetreo político que parece que tampoco se ha ido de vacaciones: se convocan elecciones, según algunos con un significado que no es el que siempre ha tenido; en Grecia las bolsas se agitan después de hacer un referéndum, que no tiene ningún sentido, porque se acaba sucumbiendo a la Troika; Twiter y otras redes sociales se convierten en el baúl de donde sacar los pecados pasados; políticos que mienten impasiblemente negando haber …