Ir al contenido principal

OTRA NAVIDAD


Parece ser que ya he superado con éxito la primera parte de las fiestas. No es que tenga nada en contra de la Navidad, pero los excesos y mi descontrol me ponen los pelos de punta, y además siempre me acuerdo de toda esa gente que está sola. Se me viene a la cabeza la imagen de alguien mayor, que se pasa el día de Navidad sentado en un sofá forrado de terciopelo verde viendo la televisión acompañado de su gato Cascabel. Y como el bombardeo publicitario es incesante: "Familia, familia, familia, familia...." igual que luces de neón parpadeando continuamente, el que está solo se hace todavía más consciente de su soledad.
Este año he elegido trabajar el día de Navidad, me apetecía porqué no hay nada peor que estar enfermo y encerrado en un hospital en estas fechas. Y quien sabe a lo mejor a alguien le alegre ver que no es el único que aunque por otros motivos pasa las Navidades lejos de su familia.
Hablando de la soledad, para ser Navidad casi no hubo visitas, los pasillos estuvieron más vacíos que nunca, amenizados por el murmullo de la radio de un paciente que se pasó el día transmitiendo villancicos. Sólo a media tarde apareció toda una familia disfrazada con gorros de Papa Noel y panderetas tratando de animar al miembro de la saga más desafortunado ese año.
Así que mi: "buenos días, feliz Navidad" de la mañana quedó descolorido y ahogado en el charco de la desilusión y la desesperanza.
Sólo una abuelita me hizo sonreír, con sus palabras, que se mezclaban con la pena de esa visión mía imaginaria del hombre y su gato cuando me dijo: "ha sido muy buena idea esto de que me dejen aquí unos cuantos días más, porqué ahora me encuentro mucho mejor, lo notó. Mi marido y yo vivimos solos, nos alimentamos de latas de conservas, las hay de todos tipos: garbanzos, judías, lentejas...cada día abrimos una y nos la comemos, y a veces incluso comemos pescado, bueno pescado congelado, baritas de pescado, yo me como una y él a lo mejor dos." Y la abuela me miraba resplandeciente. ¿Es extraño verdad? pero alguien estaba feliz por estar aquí el día de Navidad y comer comida de hospital.

Comentarios

mas de mi que de... lirio ha dicho que…
Se que irrumpir en tu espacio de esta manera no es justo ni bonito pero me he apuntado a mi primer concurso, un año en un post y la verdad es que me hace mucha ilusión llegar al jurado… lamentablemente me he apuntado tarde y para que ellos me lean necesito votos… muchos votos. No es mi intención ganar el viaje pero si que mis palabras lleguen….
Gracias por tu atención.
Guardare tu blog y luego lo leeré con calma… es lo mínimo que siento hacer para compensar mi invasión.
Felices fiestas!


Si la montaña no va Mahoma, Mahoma va a la montaña.

“Trescientas sesenta y cinco palabras y ya me quedan menos para tanto vivir… “
A la espera de que este sea el otro, voy diluyendo los días, arrastrando las horas, suprimiendo segundos como si la vuelta de página en un calendario aun vigente resolviera los silencios que no responden a cada una de mis dudas.
Ilusa esperanza que espera milagros… un día es un día y no por traspasar ese instante que lo convierte en el siguiente deja nuestro equipaje en la línea que lo aparta del momento presente.
El hoy aun clava sus dagas en el fondo de mi alma…
Mañana aun seré yo.

Y si te ha gustado, “VOTAME” jejejej
http://lirioenelespejo.blogspot.com/2007/12/trescientas-sesenta-y-cinco-palabras-y.html
Rebeca ha dicho que…
Perdonada por la intromisión ¿en que consiste exactamente ese concurso?
No te preocupes, me pasaré por tu blog, al fin y al cabo el buen marketing cuenta, com has dicho: si la montaña no va Mahoma, Mahoma va a la montaña.
Marali ha dicho que…
Hola Rebeca, muy triste la historia de esta abuela que se sentia contenta de estar en el hospital en Navidad. De hecho cuando tenemos que pasar unos dias ingresados y nos quejamos de la comida de hospital (i es verdad que no és muy apetitosa) lo hacemos de vicio porque como dice el refrán "Val més una bona gana que una bona vianda". Nos vemos el sábado, ja me contarás si hiciste el pastel y como te fué.
Rebeca ha dicho que…
pues sí, la verdad es que a veces cuando escucho las historias de la gente me doy cuenta de lo afortunada que soy, a pesar de lo mucho que me quejo.

El pastel genial!Te lo agradezco de verdad.

¿lo de la cena es seguro el sábado? porqué al final no ha habido ninguna confirmación oficial.

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …