Ir al contenido principal

¿LOS SUEÑOS, SUEÑOS SON?

Ayer mientras trabajaba, alguien me sorprendió diciéndome: "¿sabías que Freud sólo vió 12 pacientes en su vida? ¡menudo jeta, a ese le gustaba mucho hablar pero lo que se dice trabajar, lo de ser médico se lo pasaba por el forro...!" Me quede pensando: doce pacientes y toda una teoría sobre el funcionamiento de nuestra mente, tampoco me parecía tan descabellado, al fin y al cabo, si no dedicaba su esfuerzo a sus pacientes, al menos, lo hacía en trabajar su mente, y es que para crear ideas como la del "complejo de Edipo", "la metáfora del nombre del padre", "la castración", "el deseo de deseos", "el falo", etc, etc., se ha de tener mucho tiempo, pero que mucho tiempo.
Y como a veces tenía problemas de rinitis, y usaba la cocaína para aliviar esos males, tal vez un poco de todo le sirvió para tener su propia inspiración, y despertar mucho más su "querido inconsciente".
No pretendo tirar por tierra ni mucho menos a Freud, ¡jamás se me ocurriría!, a pesar de que a priori alguna de sus ideas parecen un poco descabelladas, si te sumerges un poco en la teoría te das cuenta de que no son tan poco creíbles, lo que pasa que en el mundo real, preferimos quedarnos con la parte más morbosa de todo lo que nos explica.
Pero el hecho de que no siempre seamos tan racionales como queremos, y la definición de inconsciente dada por Freud nos demuestra que ni nosotros mismos somos capaces de adivinar todos nuestros secretos, y que si nos decidimos a iniciar un viaje a nuestras profundidades, las verdades que podemos hallar son tan peligrosas, que preferimos perder el billete, a pesar de que ya hayamos pagado.
Freud dice que durante el sueño nuestro inconsciente trata de salir a flote, de comunicarse con nuestra parte consciente, y que un análisis detallados de estos sueños, nos puede ayudar a quitarnos las mascaras y a darnos cuenta de los múltiples asociaciones que esta parte oculta hace continuamente con la realidad. Sin embargo, siento decirle a Freud, que yo nunca recuerdo mis sueños al 100%, cuando me despierto sólo me queda alguna idea vaga que soy incapaz de conectar con los acontecimientos que habían precedido a la escena, sólo cuando siento miedo y angustia durante los sueños, puedo encontrar un hilo coherente que une un acto con otro. Tampoco me acuerdo de las caras, los personajes cambian continuamente y a veces no son nadie, otros son quien yo pensaba y acto seguido ya no, y al final, el sueño es tan complicado, tan retorcido que no vale la pena recordarlo.
Pero ahí están: nuestros sueños, nuestro inconsciente, nuestra moral, nuestra sociedad...Todo haciéndonos seres reprimidos, que aparentan creer en todos los valores que tan bien hemos interiorizado, pero que en el fondo a veces se dejan llevar por sus pulsiones o por sus instintos más básicos. Y eso tiene que ser real, porqué sino no se explica que haya tantas cosas en el mundo que nos parecen difíciles de creer: madres que ahogan a sus hijos en la bañera, padres que practican el incesto con sus hijos, asesinos en serie que descuartizan a sus víctima y las mantienen enterradas debajo de sus petunias, hombres que secuestran a muchachas y las convierten en sus esclavas de por vida, hasta que ellas desarrollan el síndrome de Estocolmo, padres que apagan las colillas de sus cigarros en la piel de sus hijos, bebes que llegan medio muertos a los hospitales tras una paliza, caníbales que conciertan una cita por Internet para poder comerse a su víctima...¡en definitiva, cosas tan terribles, que nos hacen ser indignos, que nos convierten en monstruos, que buscan justificación y no la tienen, a no ser esa llave oculta en lo más hondo de nuestra consciencia, que hacen del ser humano un ser no tan racional como él desearía!

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA NOVELA CON MÁS AUDIENCIA DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

Visto el panorama político sólo me queda el humor (el humor del Jueves para ser más concreta), esto promete, promete y mucho.




En efecto, la marmota Phil, augura 6 semanas más de desgobierno en España.


El Jueves lo tiene claro, estos son los que van a gobernar España.




ROMEO Y SU PROPUESTA INDECENTE

Escuchen la melodía de esta canción.



Ahora vuelvan a escuchar pero presten atención a la letra.
“Si te falto al respeto y luego culpo al alcohol,
Si levanto tu falda, me darías el derecho.
A medir tu sensatez, poner en juego tu cuerpo, Si te parece prudente, esta propuesta indecente.”
Mujer del  S.XXI se niega a esta falta de respeto. Bajo las notas de bachata puede parecer apetecible, pero Romeo Santos debería saber que el alcohol no es un excusa y que mucho menos para poner en juego el cuerpo de nadie, una mujer puede tener todo el derecho a decir que “No” en cualquier momento y por supuesto, un hombre también.
No Romeo, la respuesta es que tu propuesta indecente me ha puesto los pelos de punta, que me encantaría bailar bachata, pero que me niego a que me robes los besos que no te quiero dar, y que me lleves a un polígono a empañar los vidrios ¡se pueden ser más cutre! Y te anunció que si vengo acompañada es porque estoy con quien quiero estar, con el que me respeta y le acepto las propu…

PASAR AGOSTO

Cual ancianita chilena estamos intentando pasar Agosto, para los que desconozcan el dicho, se trata de sobrevivir un año más al invierno sumando otro año de vida, un gran mérito cuando tienes 90 años y te enfrentas a las pneumonías en climas fríos. En el caso del hemisferio Norte, sobrevivir a esta maldita ola de calor que no acaba y cumplir un año más como manda la tradición augusta.
Ahora recuerdo porque prefería estar viajando en lugar de estar trabajando en los meses más cálidos, la gente se vuelve un poco loca con las temperaturas.
Y mientras, persiste el ajetreo político que parece que tampoco se ha ido de vacaciones: se convocan elecciones, según algunos con un significado que no es el que siempre ha tenido; en Grecia las bolsas se agitan después de hacer un referéndum, que no tiene ningún sentido, porque se acaba sucumbiendo a la Troika; Twiter y otras redes sociales se convierten en el baúl de donde sacar los pecados pasados; políticos que mienten impasiblemente negando haber …