Ir al contenido principal

EL LIBRO DE LOS MONICACOS

" Un monicaco puede ser gordo o flaco, alto o bajo, pillo o buenazo. Puede ser serio, memorión, activo, sosegado, precoz, modoso, chillón, revoltoso, servicial, amable, obediente, sincero, audaz, alegre, testarudo, aseado, rencoroso, acusica...Hay mil estilos de monicaco."
Crecí con este libro entre mis manos. Cada día lo repasaba una y otra vez, y de tanto que lo llegue a leer, las páginas están ya amarillas y carcomidas. Representaba lo mejor de la infancia, lo diferente que pueden ser todos los niños entre sí, y en él, había cualquier respuesta y también cualquier pregunta.
Un mundo de poesías creado sólo a partir del mundo mágico de Michael Ende, en el que está vez Momo no era la protagonista, tampoco Jojo, si no yo, la propietaria del libro y la historia era tan interminable como en la película.
El libro fue un regalo de mis primos porqué sabían que me gustaba leer, y la verdad es que nunca he guardado algo con tanto cariño, ni me he entretenido tanto tiempo en tratar de encontrar la solución de las adivinanzas del autor, porqué esa fantasía me gustaba, porqué era un mundo feliz, sólo y exclusivamente para niños.
Por eso a los que tengan niños, esta es un buena opción, porqué tal y como reza el libro: "Quizás sin saberlo eres también tú un monicaco famoso", y es que, qué mejor manera hay de hacer feliz a tu hijo haciéndole sentir que en este mundo de locos él/ella es alguien muy importante.

Hay cosas que no las hay
Un muchacho muy viejo,
y tocino sin grasa,
ladrido de conejo,
y hielo que se abrasa,
un círculo picudo,
un mar sin orilla,
un griterío mudo,
un sillazo sin silla,
y sauceda sin sauce,
y arroba que no pesa,
y río sin cauce,
y delgaducha obesa,
y padre cuya edad
no llega a la del hijo,
feo sin fealdad,
y hercúleo canijo,
o el treinta y uno de febrero,
o una obra sin un obrero,
o la mitad mayor,
o el ensueño sin soñador.

Comentarios

Marali ha dicho que…
Vale Rebeca, ¿qué es un "monicaco"?
el libro no lo conozco pero la palabra si, mi madre y mi padre solian utilizarla, por ejemplo decian: es más feo que un monicaco. Alguna vez les habia preguntado pero nunca me supieron responder de una manera comprensible para mi. De todas maneras encuentro que es una palabra bonita.
Alícia
Rebeca ha dicho que…
¡qué pregunta más difícil! sobretodo teniendo en cuenta que es una traducción de un autor alemán, que seguramente se inventó la palabra.
Por suerte en la primera página del libro dedicó está poesía:

¿qué es un Monicaco?

Del monicaco hay mil estilos,
y el monicaco es siempre impar,
pero flaco o con muchos kilos,
le entusiasma jugar.

Tiene, las mueve con exceso,
piernas, manitas, cara;
lo que es capaz de hacer con eso,
nadie lo imaginara.

Hay monicacos chicos, altos,
los hay buenazos, los hay pillos.
Son maestros en pegar saltos
y en comer bocadillos.

En aprender son muy precoces
las más difíciles piruetas,
suelen cantar, ¡menudas voces!
y leer historietas.

También la grey monicaquil
gusta de chanzas y de bromas.
Serás cerrila, y un tanto vil,
si es que mal se lo tomas.

Un monicaco no es cualquiera,
porque eso, al fin, cualquiera lo es,
es él por dentro, y él por fuera:
ahí está su interés.

Un monicaco, no haya duda,
es alguien, mi querido amigo;
merece amor, respeto, ayuda:
como ocurre contigo.

En definitiva, para mí un Monicaco es un NIÑO.

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …