Ir al contenido principal

EL JUEGO DE LAS OPORTUNIDADES


En determinados momentos de la vida, sobretodo cuando las cosas van mal, uno tiene tendencia a pensar que tiene mala suerte, que hay alguna fuerza superior que impide su avance. Y eso pensaba yo, cuando después de dos años y medio mi vida no había hecho más que dar tumbos y tumbos sin llegar a ningún sitio en concreto.
Después de sufrir y de maldecirme a mí misma, de envidiar a toda esa gente que parecía mucho más feliz que yo, me paré a pensar y trate de agudizar bien los sentidos, reflexioné sobre lo que significa tener buena suerte, y sobre la gente que parece poseerla.
La gente que tiene buena suerte, suele ser gente optimista que se arriesga en la vida, pero tenemos la mala costumbre de pensar que el éxito sólo puede ser consecuencia de la buena suerte y la desgracia de la mala suerte. Supongo que es más fácil seguir creyendo que las cosas no se pueden cambiar, por lo menos resulta más cómodo, porqué así no tendremos que mover un solo dedo, confiaremos en que pase lo que pase las cosas sucederán.
Esto reduce nuestra existencia a algo realmente triste, en el que alguien muy por encima de nosotros, decidió dividirnos en dos grupos: los afortunados y los no afortunados. ¿y yo en que grupo estaré? si pienso en mi vida hay muchas cosas en las que soy afortunada, pero también he pasado por momentos muy malos entonces ¿Soy una desgraciada? La respuesta es que en la vida hay momentos para todo, buenos y malos, y que somos afortunados des de el momento en que podemos vivir.
La buena suerte se tiene que perseguir, tenemos que crearnos oportunidades y aunque eso genere esfuerzo, y la gente acabe diciendo que lo que tenemos es sólo gracias a la "suerte", vale la pena intentarlo.
Pienso en esos momentos en que no he sido feliz, y descubro que si no lo he sido ha sido por culpa de las decisiones que yo he ido tomando, me dieron una baraja y eche a perder la primer mano. Por suerte, aunque las oportunidades que se pierden ya no vuelven, siempre es posible crearse nuevas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

LA NOVELA CON MÁS AUDIENCIA DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

Visto el panorama político sólo me queda el humor (el humor del Jueves para ser más concreta), esto promete, promete y mucho.




En efecto, la marmota Phil, augura 6 semanas más de desgobierno en España.


El Jueves lo tiene claro, estos son los que van a gobernar España.




ROMEO Y SU PROPUESTA INDECENTE

Escuchen la melodía de esta canción.



Ahora vuelvan a escuchar pero presten atención a la letra.
“Si te falto al respeto y luego culpo al alcohol,
Si levanto tu falda, me darías el derecho.
A medir tu sensatez, poner en juego tu cuerpo, Si te parece prudente, esta propuesta indecente.”
Mujer del  S.XXI se niega a esta falta de respeto. Bajo las notas de bachata puede parecer apetecible, pero Romeo Santos debería saber que el alcohol no es un excusa y que mucho menos para poner en juego el cuerpo de nadie, una mujer puede tener todo el derecho a decir que “No” en cualquier momento y por supuesto, un hombre también.
No Romeo, la respuesta es que tu propuesta indecente me ha puesto los pelos de punta, que me encantaría bailar bachata, pero que me niego a que me robes los besos que no te quiero dar, y que me lleves a un polígono a empañar los vidrios ¡se pueden ser más cutre! Y te anunció que si vengo acompañada es porque estoy con quien quiero estar, con el que me respeta y le acepto las propu…